Crónica de nuestro viaje a Alemania

Definitivamente, Alemania es un referente en lo que a Bioconstrucción y conciencia ambiental se refiere. Lo hemos podido comprobar en el reciente viaje que hemos realizado la mayor parte del grupo de Especialistas en Mediciones de Baubiologie más varios/as ex-alumnos/as del máster en Bioconstrucción IEB-IBN, del que hemos regresado con la mochila bien llena.
El principal objetivo del viaje era asistir al Congreso del IBN (Institut für Baubiologie + Nachhaltigkeit); esto es, el instituto alemán de bioconstrucción, que se celebró en la ciudad de Rosenheim los días 15 y 16 de mayo.

Cita obligada para nosotros/as era también la visita a los laboratorios Rietzler, especializados en análisis de tóxicos domésticos. El viaje fue completado con la visita a varios puntos de referencia en cuanto a bioconstrucción se refiere… de forma que la semana del 11 al 17 de mayo supuso una apretada agenda. Lógicamente, también quedó sitio para hacer un poco de turismo, saborear las cervezas de Baviera y algún que otro plato típico, recibir un montón de nuevas impresiones de la tierra que nos acogió… y cómo no, reforzar las relaciones de colaboración mutua entre las personas que nos dedicamos a esto de las mediciones ambientales.
Vamos a hacer una pequeña crónica de viaje que estoy seguro os interesará.

Featured image

Martes, 12 de mayo. Visita a los laboratorios.

En Alemania ya llevan 30 años de experiencia en mediciones de los factores de riesgo en viviendas; radiaciones, tóxicos y contaminación microbiológica, mientras que en el Estado Español apenas ha despertado un incipiente interés en la sociedad. Por consiguiente, la estructura para prestar estos servicios está muchísimo más desarrollada.
La rama Air Analytik de los laboratorios Rietzler se dedica al análisis de muestras de polvo, aire y mohos recogidos en viviendas principalmente; el 75% de su actividad la realizan conjuntamente con especialistas en mediciones. Tuvimos oportunidad de recorrer sus instalaciones ubicadas en la ciudad de Nuremberg mediante una visita guiada realizada por las personas responsables de la empresa. Básicamente, se emplean una planta para los análisis de polvo y otra para los de aire, ambas repletas de máquinas, aparatos, productos químicos diversos, probetas, tubitos, sistemas informáticos… Todo ello con el objetivo de determinar la calidad ambiental en las viviendas.
Complementando la visita, recibimos formación sobre la toma de muestras de aire, polvo y también esporas de moho, los protocolos empleados para ello en el laboratorio, así como la interpretación de los resultados y su valoración en comparación con valores límite establecidos.
En definitiva, fue realmente gratificante el contacto con profesionales del ámbito de la analítica que además están en la onda de la bioconstrucción, al menos en cuanto a la calidad del aire en interiores se refiere. Profesionales con quienes poder entenderse en los mismos términos para realizar una labor complementaria, aspecto que en nuestro país todavía constituye un vacío.

Featured image

Featured image

Miércoles, 13 de mayo. Conocemos la sede del IBN.

El miércoles dejamos atrás Nuremberg para desplazarnos a Rosenheim, al sur de Baviera y casi frontera con Austria. Tuvimos ocasión de visitar la nueva sede del IBN y charlar con sus responsables, a través de nuestras imprescindibles traductoras. El edificio es una rehabilitación y ampliación de un antiguo ultramarinos, realizado conforme a los criterios de la baubiologie en términos de construcción saludable, ecológica y económicamente racional y sostenible, además de ser un edificio productor de energía (edificio energía positiva). Se nota el esfuerzo en la consecución de un ambiente interior sano, evitando la presencia de productos químicos y de contaminación electromagnética. De hecho, la planta baja, de 110m2, cuenta con una vivienda adecuada para personas alérgicas a diversos factores ambientales, además de una sala de usos múltiples. Una escalera en un espacio tampón ubicado al N-O comunica con la planta primera, en la que se ubican las oficinas y despachos.
Entre otros detalles, me quedaría con el sistema de iluminación de la sala multiusos, capaz de cambiar en color de la luz para adaptarlo a las distintas horas del día (luz azul de mañana y anaranjada por la tarde-noche), o el mobiliario de oficina, totalmente natural y ergonómico.

Featured image

Featured image

Jueves, 14 de mayo. Bioconstrucción en el sur de Baviera.

La mañana del jueves la dedicamos a la visita a la urbanización B&O en la localidad de Bad Aibling. Su peculiaridad es que los edificios están construidos en estructura de madera y la mayor parte de los cerramientos verticales y horizontales son sistemas prefabricados de madera. Además, son viviendas de consumo de energía casi 0, alcanzándose incluso estándares energéticos de casa pasiva. La altura de edificación media son 4 plantas, y uno de los edificios alcanza las 8 alturas, visto lo cual podemos concluir que en madera se puede construir prácticamente todo.

Featured image

Featured image

Tras la comida en un restaurante de un pequeño pueblo, donde pudimos admirar una bella estufa kachelofen tradicional, nos dirigimos a la casa Steinmeyer, que incluye vivienda y taller de fabricación de pinturas naturales. Esta casa todavía en construcción se está realizando no sólo con criterios de bioconstrucción, sino también con medidas y proporciones propias de la geometría natural. La autoconstrucción y la aspiración a conectarse con un nivel energético más elevado definen un modo de vida de sus habitantes perfectamente en conexión con la actividad del taller de fabricación de pinturas artesanas y naturales.

Featured image

Featured image

La última visita del día fue al almacén de productos de bioconstrucción Gutter en Wasserburg am Inn, pintoresco pueblo ubicado en un meandro del río Inn. Los productos que ofrece este establecimiento son estrictamente propios de la bioconstrucción; productos para ejecución de suelos (linóleo, madera, corcho, tejidos…), pinturas, revestimientos de barro y cal, materiales de aislamiento, placas silicocalcáreas y sistemas para la ejecución de muros radiantes. Lo que más me pudo sorprender fue la cola natural para la fijación del linóleo y el purificador de aire, elemento necesario en caso de existencia o saneamiento de mohos en viviendas. ¡Qué difícil es encontrar estos productos por aquí!

Featured image

Featured image

Viernes y sábado, 15 y 16 de mayo. Congreso del IBN.

El Congreso del IBN reunió en Rosenheim a más de 200 profesionales de la bioconstrucción, no sólo de Alemania. La representación española ascendió a una veintena de personas (gracias a los servicios de traducción) y hubo representantes de los lugares más dispares; Chequia, Japón, Australia, Noruega, Ucrania… Allá tuvimos ocasión de reencontrarnos con nuestros profesores, Jürgen Fell y Bernd Kinze y de conocer en persona a algunos autores del contenido del máster como Winfried Schneider o Wolfgang Maess. El evento atrajo también a numerosos expositores, con libros, sistemas de iluminación, aparatos de medición, productos de bioconstrucción y apantallamiento…
En torno al tema central de la Sostenibilidad, hubo ponencias de lo más variadas; desde la temática social a la técnica, de la medicina a la cooperación al desarrollo; del urbanismo a la educación. Si bien la mesa redonda del primer día sobre la sostenibilidad no consiguió hilar un debate fluido, hubo muchas ponencias que resultaron de enorme interés.
La relación de los factores ambientales con el mundo de la salud y la medicina fue tratado por Barbara Dohmen y Wolfang Maess. Éste último presentó además la actualización de la Norma SBM-2015, tema de gran importancia para nosotros/as, ya que es el documento por el que se rige nuestra actividad como especialistas en medición y no había sido actualizada en los últimos 7 años. No ha habido, sin embargo, cambios básicos, aunque sí de detalle; la incorporación de la iluminación artificial como un punto más en el grupo de las radiaciones o la especificación de aspectos de medición y valoración de mohos son las actualizaciones más reseñables.
Pudimos apreciar la capacidad de transmisión y el entusiasmo de Wolfgang Maess, no en vano uno de los pioneros de las mediciones ambientales en Alemania y parte del grupo de redacción de la norma SBM.
La ponencia sobre arquitectura en barro, por Anna Heringer, nos agradó por su frescura y el tratamiento optimista de la cooperación al desarrollo y la construcción en barro en países como India.
Una de las ponencias más interesantes en el ámbito de lo social corrió a cargo de Peter Hensinger, sobre la manipulación en la red; un tema de gran interés especialmente para madres, padres o profesionales de la educación. Cómo el mundo de las pantallas (ordenador, móvil…) influye negativamente en la educación y desarrollo de personas de corta edad y de qué manera se encuentra desarrollado el sistema de vigilancia y control de la población a través de la participación en las redes sociales virtuales.
Otros temas tratados fueron el éxito de las comunidades para la creación de eco-vivienda o la introducción de la bioconstrucción y sus principios en la educación infantil, temas que coincidían con el interés e inquietud de muchas de las personas asistentes.
La parte más variopinta del congreso fue el rápido desfile de socios/as del IBN en diferentes países del mundo, donde contaron las experiencias más representativas en el ámbito de la bioconstrucción y dieron visibilidad al auge de la misma a nivel mundial.
En definitiva, este congreso nos permitió observar de primera mano la situación actual de la bioconstrucción en Alemania. Sorprende gratamente la gran experiencia y años de trabajo que llevan en sus espaldas hasta haber conseguido un movimiento asentado y maduro, el afianzamiento de conocimientos y formas de trabajo, la solidez de su imagen hacia la sociedad… Sin embargo, también se percibía una cierta pérdida de frescura, un protagonismo del mercado frente a las ideas, una edad media de participantes relativamente elevada, quizás una falta de conexión con la vanguardia social… Quien sabe, puede ser una imagen de lo que ocurrirá aquí dentro de unos años; de momento, actuamos “conectados” con la calle y con muchas ganas de sacar esto adelante.

Featured image

Featured image

Alemania como referente

Siete días en Alemania provocan una profunda reflexión… un país en el que la ordenación del territorio (sobre todo, desde el avión) es quasi-perfecta, en el que todo se ve limpio y ordenado, donde no existen los espacios residuales. Casi habíamos olvidado cómo era un país sin crisis… Una sociedad que ha adquirido un alto nivel en cuanto a conciencia ambiental y, por tanto, que valora la bioconstrucción por la protección de la salud y el medio ambiente.
Claro que no es correcto simplificar, ya que la complejidad de una sociedad es mucho mayor, pero está claro que algo se puede aprender.
Me quedo con la idea de la cooperación entre especialistas en mediciones, profesionales de la medicina y de los laboratorios; el trabajo conjunto creará también aquí una estructura capaz de devolver la salud a muchas personas actuando en el origen de la enfermedad.
Y tú, ¿qué has aprendido de este viaje?

Barbarin (Nafarroa), 31 de mayo de 2015.
Miguel Martinez de Morentin Morras,
Arquitecto y Especialista en Mediciones de Baubiologie por IBN-IEB.

Anuncios

Acerca de mikelbioeraikuntza

Arquitecto, Máster en Bioconstrucción y Medidor de Biohabitabilidad por IEB/IBN
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s