¿Cómo saber si mi vivienda está irradiada por antenas de telefonía móvil?

Como ocurrió años atrás con el tabaquismo, la concienciación social sobre los potenciales peligros para la salud de las antenas de telefonía móvil va en aumento; escuelas en lucha por la eliminación de las antenas cercanas, comunidades vecinales que se niegan a la instalación de antenas en sus inmuebles… Sin embargo, el acceso a la información puede suponer un verdadero laberinto para quienes buscáis protegeos de estas radiaciones; ¿dónde se ubican las antenas? ¿cuánta radiación me llega? ¿son realmente un riesgo para mi salud?


En este post voy a intentar aportaros un poco de luz sobre este asunto, ya que el acceso a la información es el primer paso que debemos dar en la búsqueda de un hábitat saludable.

Las antenas de telefonía móvil, importante ingrediente de la sopa de ondas en el hogar.
Si echamos un vistazo a los factores de riesgo definidos en la norma técnica SBM-2008, veremos que las radiaciones de altas frecuencias no son más que uno de los siete tipos de radiaciones que definen un entorno, dejando de lado los agentes químicos y biológicos. La radiación de antenas de telefonía móvil es, asimismo, una más entre todos los tipos de radiaciones de altas frecuencias; móviles, inalámbricos, wifis…
Sin embargo, tienen en la práctica especial importancia debido a su proliferación en los últimos años, su presencia dentro de núcleos de población, la mayor afección a la salud de las ondas pulsadas (GSM-900 y GSM-1800) y, en particular, la práctica imposibilidad de control individual tanto en su ubicación como en su desactivación nocturna. Como ocurre con los teléfonos inalámbricos sin función eco-dect-plus (es decir, los convencionales), la radiación de una antena es permanente; 24 horas al día.
En la práctica, mientras unas viviendas gozan de unos niveles de radiación débilmente significativos para la salud, sin dejar de tener cobertura telefónica, existen muchas viviendas, en ocasiones maravillosos áticos y pisos altos con buenas vistas en las grandes ciudades, cuyos niveles de radiación por antenas de telefonía móvil superan lo extremadamente significativo y sus habitantes están expuestos a un importante riesgo sanitario.

Featured image

¿Cuál es el riesgo para la salud?
Nuestra intención es recordar lo que la investigación científica nos está diciendo desde años atrás, dejando aparte alarmismos que no aportan nada. La contaminación electromagnética de altas frecuencias (entre las que se encuentran las antenas) es un factor más que impulsa la aparición de numerosas enfermedades.
Los efectos a corto plazo pueden ser insomnio o somnolencia matinal, estrés, angustia, ansiedad, pérdida de memoria, cefaleas, acúfenos, mareos, vértigo, fatiga crónica, atonía, desinterés, dificultad en la toma de decisiones, falta de iniciativa, pérdida de creatividad, depresión…
A largo plazo, la exposición a estas radiaciones puede potenciar la aparición de patologías cardiovasculares (arritmia, hipertensión, infarto), reumáticas (osteoporosis) o respiratorias (asma). Están relacionadas con el desarrollo de enfermedades degenerativas (Alzheimer, Parkinson), esclerosis, leucemia y cáncer. La hiperelectrosensibilidad que padece un número creciente de personas está íntimamente ligado a la contaminación electromagnética, muy especialmente a las radiaciones de altas frecuencias.
Para más información, consultar el Informe Bioinitiative (www.bioinitiative.org), compilación de estudios científicos sobre contaminación electromagnética y reconocido por la Resolución del Parlamento Europeo del 4 de septiembre de 2008.

Un sistema oficial de localización de antenas: Infoantenas.
Vayamos al grano. El Ministerio de Industria, Energía y Turismo ofrece un sistema de geolocalización de antenas de telefonía móvil;
https://geoportal.minetur.gob.es/VCTEL/vcne.do

Featured image

Este sistema consiste en un mapa que ubica las antenas en el territorio, si bien hay que acercarse bastante para visualizar las antenas (los puntos azules). Además, aporta cierta información sobre cada antena; la compañía responsable, el tipo de onda definido por la banda de frecuencia de funcionamiento (GSM-900, GSM-1800 y UTMS), dirección de ubicación exacta y, lo más interesante, unos valores de medición de la radiación en el entorno de la antena en µW/cm2 (definidos por distancia y azimut).
En la información aportada, llama la atención el protagonismo de la explicación que hace referencia a los valores límite legales de radiación y lo bajos que son los niveles medidos con respecto a los límites. En efecto, los valores límites en el Estado Español son extremadamente altos con respecto a otros estados, las recomendaciones del Parlamento Europeo o la evidencia científica sobre las afecciones a la salud, y sólo aplicables a los puestos de trabajo.
Por otra parte, se echa en falta algún dato referente a la direccionalidad de emisión de las antenas (ángulo de emisión vertical y horizontal, diagrama de radiación), su ubicación en altura o el efecto de dos o más antenas sobre la radiación total en un mismo punto.

Una aplicación práctica de Infoantenas.
A principios de este año 2015, una persona me planteó un estudio “a distancia” para comparar tres posibles ubicaciones de su futura vivienda, las tres en Madrid. Una comparación adecuada debería haber incluido la medición de los demás tipos de radiación, si bien nos hubimos de limitar a la información existente en la red.
Las siguientes imágenes expresan gráficamente el resultado de “colocar” las antenas (punto azul), los puntos referenciados y sus niveles de radiación sobre el plano con los correspondientes comentarios.

Inmueble 1

Featured image

Inmueble 2

Featured image

Inmueble 3

Featured image

Featured image

Estos datos nos revelan que el Inmueble 2 sería el caso más desfavorable a efectos de radiación de antenas de telefonía móvil, tanto por mayor cercanía de las antenas al edificio como por los niveles de radiación de los puntos medidos en las inmediaciones. En el espacio público adyacente a los Inmuebles 1 y 2 existen puntos con valor superior a 1000µW/m2 . Por el contrario, el inmueble 3 queda a una distancia superior de las antenas emisoras de radiación.

¿Con qué nos quedamos?
Extrayendo conclusiones de este pequeño estudio, podemos observar que nos sirve casi exclusivamente para comparar los tres inmuebles; sabemos a qué distancia se ubican las antenas y cuánta radiación producen en algunos puntos de su radio de acción.
Sin embargo, a efectos prácticos no podemos afirmar siquiera que la vivienda en cuestión ubicada en el Inmueble 3 tenga niveles bajos de radiación por antenas; mucho menos el lugar donde se ubicará la cama, lugar de descanso. Numerosos factores alteran la intensidad de campo recibida en cada punto; zonas de sombra o reflexión, la ubicación del foco de emisión, variaciones temporales… lo que provoca grandes diferencias en distancias cortas.
Por el lado contrario, Infoantenas puede darnos pistas valiosas para sospechar de la existencia de puntos con altos niveles de radiación…

El valor límite de 1000µW/m2 en la Resolución 1815
El valor de 1.000µW/m2 es el límite recomendado para zonas interiores de exposición continuada, por la Resolución 1815 del 27 de mayo de 2011, sobre “Peligros potenciales de los campos electromagnéticos y sus efectos sobre el medio ambiente”, de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. También es este valor límite a partir del cual la norma técnica SBM-2008 considera las altas frecuencias como “extremadamente significativas” para el organismo en los lugares de descanso; no obstante, existen evidencias científicas de efectos biológicos ya por encima de valores de 10µW/m2 (Congreso de Salzburgo, 2002).
Si bien las mediciones oficiales se ubican en el espacio público, el Ministerio ya reconoce la existencia de lugares irradiados por encima del valor marcado por la UE debido a las antenas. Este dato es muy interesante y definitorio cuando estos puntos se ubican cercanos a las viviendas y cuando, además, se detallan valores de 5.000 y 6.000µW/m2 (recordemos que 1µW/cm2 = 10.000µW/m2 ).
A efectos prácticos, en la determinación de una distancia mínima, el estudio Naila, estudio epidemiológico realizado en Alemania (2004) recomendaba una distancia mínima de 400m de una antena de telefonía móvil a las viviendas más próximas.

¿Son indicativos a efectos prácticos los valores expresados en Infoantenas?
El siguiente ejercicio práctico expresa la diferencia entre los valores obtenidos con el método de medición de IEB/IBN (en rojo) y los métodos oficiales del Ministerio (en azul). El lugar es el centro de la ciudad de Estella-Lizarra, en Navarra. Se ha utilizado un medidor de altas frecuencias HF59B con filtro FF6E y antena isotrópica UBB para esta medición realizada la mañana del jueves, 30 de abril de 2015. Los valores corresponden al espectro completo de altas frecuencias.

Featured image

El método de medición es clave para obtener valores contrastables con los valores límite de la norma SBM y poder deducir niveles de riesgo para la salud. Una de las conclusiones del anterior estudio expresa que los valores realmente comparables a efectos biológicos son habitualmente superiores a los que ofrece el Ministerio; por otra parte, ratifica la necesidad de definición de la direccionalidad de las antenas (valores muy superiores en el “foco de antena”).
Las diferencias de valores obtenidos pueden deberse a los métodos de medición empleados. La técnica de medición del Ministerio se basa en la media de valores (RMS), mientras que la técnica de la norma SBM se basa en el “peak hold” (pico mantenido), que tiene en cuenta los intensos picos breves y periódicos de la radiación de antenas, especialmente críticos a efectos biológicos.

En conclusión… midamos antes de emitir un juicio.
Como hemos visto, Infoantenas da unas nociones de partida que por muchos motivos no son extrapolables al riesgo biológico existente en el lugar de descanso.
Nuestra experiencia práctica es que cuando una antena es visible desde la ventana, la radiación llega, y en muchos casos a unos niveles considerables. Por lo tanto, un primer paso para “tomar el pulso” no sólo sería consultar Infoantenas, sino mirar por la ventana (aunque también existen antenas camufladas…).
Finalmente, nuestra salud se merece algo más que la toma de indicios. La prevención y el cuidado de nuestro hábitat son la base de nuestra salud presente y futura. La recomendación para ello es recabar la información precisa mediante la realización de una medición en condiciones por un profesional, que no se ceñirá únicamente a las antenas, sino a todos los diferentes riesgos biológicos existentes, empezando por las radiaciones tan presentes en nuestras vidas.
Con esa información podremos tomar, si es preciso, las medidas necesarias con el objetivo de disfrutar de un hábitat saludable, que todos y todas necesitamos y merecemos.

Barbarin (Navarra), 30 de abril de 2015.
Miguel Martinez de Morentin Morras,
Arquitecto y Medidor de Baubiologie por IBN-IEB.

Anuncios

Acerca de mikelbioeraikuntza

Arquitecto, Máster en Bioconstrucción y Medidor de Biohabitabilidad por IEB/IBN
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a ¿Cómo saber si mi vivienda está irradiada por antenas de telefonía móvil?

  1. Coruxo dijo:

    Hola. Perdón por la intromisión pero tras leer este artículo me preocupa una antena que tenemos cerca de casa. Yo vivo en una zona la cuál está rodeada de antenas de telefonía y parece que todas las antenas andan dentro de la legalidad excepto una, con una niveles altos ( µW/cm2) o eso entiendo, observando los valores de ésta (https://geoportal.minetur.gob.es/VCTEL/detalleEstacion.do?emplazamiento=CANR2051B). Hablo desde el desconocimiento y desde la impotencia al no saber exactamente si esta antena está perjudicando la salud de mi familia, en la cual ha habido graves problemas de salud de un tiempo para acá. Espero que me ayuden, porque realmente no sé a quién acudir. Un saludo y, de nuevo, perdón. Gracias de antemano

    Me gusta

    • Hola.
      Tu comentario y la cuestión que planteas son bienvenidos, como no podría ser de otra forma. Es muy difícil saber con exactitud las causas de los problemas de salud de los tuyos. Lo que sabemos es que existen multitud de factores ambientales, que podemos identificar, evaluar y reducir; a eso nos dedicamos los/as autores/as de este blog.
      Es importante clarificar que los valores normativos son muy altos (se han constatado afecciones a la salud con exposiciones a valores mucho más bajos) y que sólo son aplicables a puestos de trabajo, no a viviendas. El cumplimiento de la ley no garantiza nada, a efectos prácticos,
      Como mencionaba en el artículo, la mejor forma de evaluar con exactitud el riesgo para la salud de esas antenas es realizar una medición en el lugar de descanso de cada uno de los miembros de la familia. Las antenas generan radiaciones de altas frecuencias (punto A3 de la norma SBM2015; https://baubiologers.wordpress.com/204-2/333-2/), que se pueden medir con aparatos avalados por la ciencia y la técnica, con su respectivo filtro y atenas, accesorios que permiten la discriminación del tipo de radiación y su origen,
      Los datos obtenidos sirven de base para plantear soluciones, si los valores medidos son altos. Estas soluciones, en la mayoría de los casos aunque no siempre, consisten en apantallamientos que reflejan las radiaciones hacia el exterior, minimizando su entrada a los lugares de descanso. En cualquier caso, este proceso debe estar guiado por profesionales para asegurar su calidad.
      Espero que la respuesta te sirva de ayuda; en cualquier caso, el primer paso para la prevención de la salud ya lo has dado, enhorabuena!

      Me gusta

  2. Antonia dijo:

    Hola vivo en Barcelona y en el edificio contiguo al mío tengo tengo tres bases con sus respectivas antenas desde hace 7 años. Me di cuenta porque oigo un zumbido constante. Estoy preocupada

    Me gusta

    • Hola, Antonia.
      En estos casos, lo mejor que podemos recomendar es averiguar el nivel de radiación al que estás expuesta en tu vivienda; es decir, realizar una medición. Para ello, cualquier miembro del grupo BIHHO te puede ayudar.
      Como menciono en el post, la radiación emitida por una antena es direccional (similar a la luz de los focos del coche, apuntan en una dirección principal), y no existen datos acerca de la direccionalidad de las antenas instaladas. Por lo tanto, a priori, no sabemos qué lugar en las inmediaciones de la antena tiene niveles más altos. Para saberlo, hay que medirlo.
      La radiación emitida por las antenas de telefonía móvil es del tipo de altas frecuencias. Una medición de radiación de altas frecuencias no sólo detecta la influencia de las antenas, sino también de otros dispositivos que emiten en esa banda de frecuencias: wifi, teléfonos inalámbricos, emisión de radio y un largo etcétera.
      Lógicamente, el objetivo de una medición es realizar un diagnóstico y, si es necesario, poder plantear medidas de corrección adecuadas en cada caso. Por muy desfavorable que sea una vivienda, siempre podemos reducir el riesgo, y ése es nuestro objetivo.

      Me gusta

  3. mayte dijo:

    Hola estoy buscando vivienda y he enconrado una q me gusta por situacion y precio, pero..ahora viene mi pregunta; muy cerca hay ubicada una central de telefonica y me gustaria saber si las antenas que hay son peligrosas para la salud, no entiendo nada del tema, pero no quiero equivocarme con la eleccion de mi futura vivienda. Gracias.

    Me gusta

    • Hola, Mayte.
      Como contestaba a Antonia, en estos casos lo mejor es realizar una medición para saber qué grado de inmisión de radiaciones tenemos en ese lugar. Las antenas de telefonía móvil son el origen externo más frecuente de las radiaciones que existen en las viviendas.
      A priori, no podemos aconsejar o desaconsejar la compra de una vivienda ubicada cerca de una antena; depende del nivel de radiación que tengamos en ese lugar. Incluso en el caso más desfavorable, quien va a adquirir esa vivienda podrá valorar las medidas de protección frente a la radiación (apantallamientos seguramente) como un factor más a la hora de tomar la decisión de compra.
      En cualquier caso, la valoración de este aspecto es algo necesario y que se debería tomar más en cuenta.

      Me gusta

    • Por cierto, se me olvidaba. aquí tienes el enlace de otro post:
      https://baubiologers.wordpress.com/2015/09/30/radiaciones-y-salud-ciencia-o-mito/
      En él, expongo un extracto de la investigación científica acerca de los efectos sobre la salud de las radiaciones de altas frecuencias. Al final, encontrarás enlaces para ir tirando del hilo e investigar sobre este tema. Hay incluso investigación concretamente sobre radiaciones de antenas de telefonía móvil y sus efectos en el organismo.

      Me gusta

  4. Cristina dijo:

    Desde que pusieron una antena frente a mi edificio nuestra vida ha cambiado. Por culpa de la antena nos despertamos demasiado temprano, en cuanto la gente comienza a hacer llamadas telefónicas y aumenta la actividad de la antena. Nos levantamos con mucho cansancio, desde entonces mi marido sufre de hipertension y yo he comenzado a padecer una ansiedad que antes no tenia. Los canales de television hay dias que no funcionan desde que pusieron esta antena de telefonia. Y en la zona ya han muerto varias personas por cancer.

    Me gusta

    • Marta dijo:

      Yo tengo una antena a 80 m de mi piso. Desde que la cambiaron la 3G por una 4G también tengo problemas con los canales de TV. Se lo que es vivir así y no descarto problemas de salud en mi familia debido a ello. Alguien debería montar una plataforma y recoger firmas para que cambien las leyes, ya que colocan las antenas en zonas muy pobladas. Tengo vecinos que la tienen a 30 metros en dirección horizontal. Es de locos lo que hacen las compañías y el estado.

      Me gusta

  5. ATRAM dijo:

    Yo también tengo una antena de telefonía mobil a 80 m de casa. Se lo que es tener problemas con ciertos canales de TV i lo peor, sentir sus efectos sobre la salud.
    Alguien debería organizar una plataforma para que esos miserables respeten los 400 m de distancia.
    Gracias a todos.

    Me gusta

    • Desde los movimientos sociales ya se está trabajando en este ámbito de las antenas de telefonía móvil; ya sea desde grupos ecologistas locales, asociaciones contra la contaminación electromagnéticas, asambleas de barrios, etc. La referencia más general podría ser la Plataforma Estatal contra la Contaminación Electromagnética (PECCEM). A nivel de la comunidad de vecinos/as, se puede exponer el tema e impulsar un debate y realizar acciones de sensibilización en base a los estudios científicos existentes y las resoluciones institucionales, que existen y son muy claras. En algún momento, tarde o temprano, este tema se deberá abordar a nivel social y es el momento de poner las bases para ello.
      En otro orden de cosas, debemos autoprotegernos de estas fuentes de emisión. Obviamente, las antenas de telefonía móvil no podemos quitarlas como lo podemos hacer con el wifi doméstico, aunque sí podemos realizar otras acciones, como cambiar de habitación para dormir o implementar algún tipo de apantallamiento que rebaje la radiación a niveles no significativos al menos en el lugar de descanso. En los casos más desfavorables podría ser valorable un cambio de domicilio, aunque no necesariamente la presencia de una antena cercana nos debe obligar a ello; todo depende de un abanico de diversos factores.

      Me gusta

  6. vanessa dijo:

    Hola,
    yo hace unos años me diagnosticaron una enfermedad degenerativa, habiendo gozado siempre de una maravillosa salud, durante 5 años estuve trabajando en una habitación de tan solo 30mts, y justo dnd tenia el ordenador del trabajo, es decir pared a mi, se encontraba el cuarto eléctrico de todo el recinto, q suministraba luz a todas las instalaciones. Mi pregunta es, eso ha podido influir en el desarrollo de la enfermedad?.Yo no he parado de decir a todo el mundo q eso no era salubre,recibiendo indiferencia x respuesta, ya q se trata de una empresa importante. Y q puedo hacer?. gracias.

    Me gusta

    • Hola, Vanessa.
      La respuesta es clara; los campos eléctricos y campos magnéticos alternos derivados de la instalación eléctrica han podido influir en el deterioro de tu salud. Si, en efecto, la distancia a la fuente de emisión es pequeña y si se trata de un cuarto de instalación eléctrica (contadores, cableado, etc) de un edificio, es muy posible que la intensidad de estos campos sea muy elevada en ese lugar. Si el puesto de trabajo requería una presencia continuada en el mismo sitio, esto significa una permanencia elevada. Sin embargo, habría que medir para saber de cuánto estamos hablando y valorar su grado de riesgo sanitario; no damos nada por sentado si no podemos cuantificarlo.
      A diferencia del texto sobre antenas, en este caso estamos hablando de otro tipo de radiación; los campos alternos (eléctricos y magnéticos) de baja frecuencia cuyo origen es la red eléctrica.
      La investigación científica existente, aunque no es concluyente (ver post “Radiaciones y Salud; ¿Ciencia o Mito?“), ya indica sobre los efectos sanitarios derivados de la exposición a este tipo de radiación. De hecho, la IARC (International Agency for Research on Cancer) clasificó los campos magnéticos alternos como “posiblemente carcinógenos” en 2001 (Grupo 2B).
      Estudios científicos recogidos en el Informe Bioinitiative concluyen en una relación causa efecto entre la exposición a radiación ambiental y ciertas enfermedades degenerativas (Parkinson, Alzheimer…).
      ¿Qué podemos hacer? Primeramente, evitar la exposición a las radiaciones, en concreto a los campos eléctricos y magnéticos alternos, en tu caso, pero cuidando mucho también la exposición a las de alta frecuencia (sistemas de comunicación inalámbrica). En cuanto a procedimientos legales, a pesar de la dificultad de los mismos, existen ya ciertas referencias en cuanto a avances logrados que dan pie a la esperanza.

      Me gusta

  7. Óscar dijo:

    Buenos días:
    Han instalado una antena de telefonia móvil a unos 75 m de mi casa, no se ve desde la ventana pues está en la manza de enfrente en el tejado de un 5º piso y nosotros vivimos en un segundo, lo cual supongo que es bueno, pues he creido entender que la radiación sale paralela al suelo. De todas formas, quisiera saber cómo interpretar los datos de uW/cm^2, pues salen varios datos con diferentes acimuts y distancias en la web: https://geoportal.minetur.gob.es/VCTEL/vcne.do, concretamente:

    https://geoportal.minetur.gob.es/VCTEL/detalleEstacion.do?emplazamiento=97319
    https://geoportal.minetur.gob.es/VCTEL/detalleEstacion.do?emplazamiento=097319

    Si me ayudaran a interpretarlos lo agradecería muchísimo, la verdad es que estoy preocupado tengo tres niños y no sé en qué medida les puede afectar.
    Por otro lado me gustaría saber adónde recurrir para poder hacer una medición de los niveles exactos para saber si debo tomar medidas.
    Muchisimas gracias de antemano.

    Me gusta

    • Hola, Óscar.
      Por diversas razones, que están expuestas en el post, los valores de Infoantenas no aportan demasiada información práctica:
      – Por un lado, el método de medición oficial no considera los picos de densidad de potencia de las ondas pulsadas, con importantes efectos biológicos. Los valores resultantes, por tanto, suelen ser menores a los que rigen en el protocolo de medición en Bioconstrucción (Norma SBM-2015).
      – Infoantenas proporciona varios puntos alrededor de las antenas; puedes hacer el ejercicio de ubicarlos en el mapa. Pero no está claro a qué altura quedan (en ocasiones caen en un edificio) o cuál es el efecto suma de varias antenas.
      – Los valores límite oficiales actualmene vigentes son extremadamente elevados, al menos en comparación con los avances científicos o con el valor orientativo de 1.000 uW/m^2 = 0,10000 uW/cm^2, de la Resolución 1815 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.
      – Se suele decir a modo aproximativo que el volumen de máxima radiación alrededor de la antena (o en el ángulo de su emisión) tiene forma de paraguas; en esta zona los valores son claramente más elevados que en el resto, grandes diferencias en cuestión de metros, aunque en las cercanías de las antenas siempre vamos a observar valores elevados a efectos biológicos.
      Espero haberte aclarado un poco, aunque la única manera de saber es la medición in situ; resultaría muy aventurado realizar un diagnóstico desde la distancia.

      Me gusta

  8. martaribate@gmail.com dijo:

    ¡Buenas!
    Hace un par de días firmé un contrato de alquiler de una vivienda, y he averiguado que la vivienda tiene ni más ni menos que 3 antes en el techo. Yo he alquilado uno de los áticos, con lo cual tengo las antenas justo encima de mi techo. La propietaria nunca me informó,al igual que al agencia inmobiliaria, de la existencia de esas antenas (la propietaria es dueña del edificio entero así que obviamente ella fue la que puso las antenas). ¿Es legal no informar a un futuro inquilino sobre esto? ¿Cómo me puede afectar el tener 3 antenas en mi techo? ¿Sería muy perjudicial para mi salud? Por favor, de verdad que necesito algo más de información porque estoy muy asustada. Estas son mis antenas: https://geoportal.minetur.gob.es/VCTEL/detalleEstacion.do?emplazamiento=2801690
    He hecho una propuesta en el ayuntamiento de Madrid para pedir que se reduzca el número de antenas en el centro (es una barbaridad la cantidad que hay): https://decide.madrid.es/proposals/14723-reduccion-de-antenas-de-telefonia-movil-en-el-centro-de-madrid
    Todo apoyo a la propuesta se agradece muchísimo.

    Me gusta

    • Las antenas de telefonía móvil son direccionales y emiten principalmente hacia los laterales. Su haz principal tiene una forma parecida a la de un paraguas, por lo tanto quienes mayormente están recibiendo la radiación de las antenas de tu edificio es el vecindario del edificio de enfrente.
      Secundariamente, existen unos “restos de emisión” en la vertical de las antenas, que pueden alcanzar en intensidades elevadas de campo eléctrico y magnético hasta una distancia (en vertical) de unos 30 m; es decir, que si la antena está unos 10 pisos por encima de tu cabeza no deberías preocuparte demasiado.
      Sin embargo, nunca se sabe la radiación recibida en el lugar de descanso hasta medirla, ya que en el entorno de Fernández de los Ríos, 40 existen multitud de antenas. Y también deberíamos tener en cuenta que en muchas ocasiones la fuente principal de radiación no proviene del exterior, sino del interior del propio edificio y de sistemas controlables por las propias personas que habitan esos espacios.
      La propiedad del inmueble no tiene ninguna obligación legal de informar sobre las antenas. Además, los valores límite según la legislación actual son tan elevados que casi nunca se alcanzarían.
      La iniciativa es muy interesante; te recomendaría, sin embargo, “afinar” los conceptos. Menos antenas significaría mayor intensidad de emisión en las que quedasen. Ciertos países del norte, en la línea de las recomendaciones de las instituciones europeas, optan por un mayor número de antenas de menor intensidad de radiación (principios ALARA, “as low as reasonably achievable” y ALATA, “as low as technically achievable”). Sería más práctico solicitar o exigir unos valores de intensidad en los interiores menores al límite recomendado por el propio Parlamento Europeo en la Resolución 1815 sobre “Peligros potenciales de los campos electromagnéticos y sus efectos sobre el medio ambiente”, que en el punto 8.2.1 establece en 0,6 V/m ó 1.000uW/m2 para altas frecuencias (microondas).

      Me gusta

  9. MARIA JOSÉ ZABALLOS FERNÁNEZ dijo:

    Buenos días. Estoy buscando una nueva casa para mudarme. He encontrado una que me gusta, pero está situada a unos 80-100 metros de una antena de telefonía móvil que se encuentra a nivel del suelo, de hecho la antena se ve desde una de las ventanas (es una zona urbana que, por el crecimiento de los últimos años se ha unido con un polígono industrial). Preocupada por esta circunstancia, me he hecho con un aparato de medición de ondas electromagnéticas de alta frecuencia y he realizado una segunda visita al piso con objeto de medir en cada una de las estancias. He realizado la medición en uW/m^2 , obteniendo unos resultados que, como era de esperar, resultan complicados de interpretar para mí. He tomado varios valores: valor máximo, valor medio y valor máximo del medio. Hay 3 estancias (curiosamente las que se encuentran orientadas la dichosa antena) cuya medición en valor máximo supera el límite de los 1.000 uW/m^2, si bien el valor medio resulta, al parecer, bastante aceptable. No pretendo exponer aquí el batiburrillo de apuntes que he ido tomando, pero sí obtener algo de ayuda a la hora de comprender este tema de máximos y medios. En la cocina, por ejemplo el máximo tomada ha sido 1.070 uW/m^2 , mientras el valor medio es 310 uW/m^2 . En uno de los dormitorios el valor máximo fue 1.210 uW/m^2 , siendo el medio de 430 uW/m^2 . Por otro lado, en dos ocasiones en dos estancias el valor máximo alcanzó un valor muy elevado, realizando a continuación nueva medición sin moverme del sitio y obteniendo un valor extraordinariamente distinto, cosa que me llama mucho la atención y de la que pongo un ejemplo: valor máximo 1: 4.056 uW/m^2 , valor máximo 2: 2,3 uW/m^2 (en ambos casos el valor medio resultó bajísimo, de 0,4 uW/m^2 ). Agradecería enormemente arrojar algo de luz sobre este tema, pues aunque soy consciente de que lo ideal es que un especialista realice mediciones fiables y con interpretación incluida, al no ser la vivienda de mi propiedad, he tenido que arreglarme con este sistema y la verdad es que la casa me gusta mucho, pero me está quitando el sueño la proximidad a la antena. Gracias por anticipado.

    Me gusta

    • Hola, María José.
      La medición de ondas de alta frecuencia no es sencillo. Yo utilizo el protocolo de medición SBM-2015, cuyo cumplimiento asegura la obtención de unos valores fiables, que permite su comparación con los valores límites de esta norma. De esta forma, sabemos cuál es el nivel de riesgo de lugar medido (se refiere a lugares de descanso). No sólo eso; el aparato debe ser profesional y el filtro es imprescindible para saber qué tipo de radiación estamos midiendo.
      No podría aventurarme a establecer una conclusión con los valores que expones, ya que el cumplimiento del protocolo de medición es fundamental para ello. Por otra parte, la carencia del filtro dificulta determinar el origen de estas ondas (podrías estar midiendo el wifi del vecino, por ejemplo). Las ondas de alta frecuencia son de por si muy variables en su intensidad; por eso es importante determinar su tipo y localización de la fuente para valorar no sólo su riesgo sino también las posibilidades de solución o reducción de los valores.
      Por todo lo que expones, se podría intuir que existen unos valores que no son seguros para la salud en esa vivienda. De cualquier forma, siempre existen soluciones (en última instancia, un apantallamiento) si la vivienda ofrece otras ventajas. Sería cuestión de valorar ventajas e inconvenientes para tomar una decisión.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s